En este post, presentamos un breve resumen que clasifica los principales problemas buco-dentales que hacen que los pacientes visiten su consulta dental.

Patologías orales

Las patologías orales son alteraciones de la mucosa bucal. La más grave de las patologías es el cáncer oral. Los signos de cáncer oral son los siguientes:

  • Manchas rojizas en la boca, conocidas como eritroplasia
  • Manchas blancas en la boca, conocidas como leucoplasia
  • Llagas difíciles de curar de fácil sangrado
  • Bultos en la mucosa
  • Ronquera o dolores de garganta crónicos
  • Problemas al masticar o al tragar

Estos síntomas pueden aparecer en los labios, las mejillas, el paladar, las encías, la lengua, la cara o el cuello.

Es importante destacar que no siempre existe dolor asociado con el cáncer. De hecho, normalmente no hay dolor. No obstante, el dolor bucal o facial, sin razón aparente puede ser síntoma de cáncer oral. Es decir, la patología oral puede ser cancerígena, independientemente de si presenta dolor o no.

Problemas más comunes

Aunque los problemas bucales puedan parecer de menor importancia, es importante que se traten lo antes posible, ya que cuanto más tiempo se dejen sin tratar, más probabilidades hay de que evolucionen hasta convertirse en un problema más grave, la mayoría de ellos pueden ser tratados en la clínica dental.

Fracturas dentales:

Una fractura dental puede causar irritación y resultar antiestética, sobre todo si se encuentra en la parte frontal de la boca. Además, una fractura puede debilitar el diente, haciéndolo propenso a sufrir daños más graves.

Rotura de empaste:

Es importante reparar un empaste que se ha desprendido, aunque no cause dolor ni molestia. De esta forma, se evita que entre bacteria en la parte expuesta del diente y se previenen caries e infecciones.

Sangrado de encías:

Si las encías están rojas, inflamadas, duelen y sangran al cepillarse y enjuagarse, puede que el paciente padezca una enfermedad periodontal. Es importante detectarla pronto para tratarla a tiempo. De lo contrario, una enfermedad periodontal puede derivar en la pérdida del diente.

Dientes torcidos:

Los dientes amontonados o torcidos pueden dar lugar a varios problemas graves, como una mordida inadecuada, dolores de cabeza o de mandíbula.

Pérdida de pieza dental

La pérdida de un diente tiene como consecuencia problemas al hablar, comer y, por supuesto, problemas estéticos y estructurales.

El hueco que deja el diente puede provocar, por un lado, la reabsorción del hueso, y por otra parte, que los demás dientes se muevan para llenar el hueco. Esto puede producir enfermedades periodontales o caries en los dientes, que empiezan a ocupar ese espacio.

Además, el diente correspondiente del maxilar contrario seguirá creciendo al no encontrar un tope hasta invadir el espacio de la pieza que falta. Esto hace que se exponga la raíz del diente que sobresale, haciéndolo más propenso a caries e inflamación.

Todos estos problemas derivados de la falta de una sola pieza dental derivan además en maloclusión. Por lo tanto, lo que en principio parece un pequeño problema que afecta únicamente a una pieza dental se convierte en un problema grave tras otro que trastorna todo el funcionamiento de la boca que descubrimos cuando nos diagnostican en la clínica dental.

Aunque existen soluciones como dentaduras o puentes para solucionar la pérdida de una pieza dental, la solución más recomendable y eficaz son los implantes.

Problemas funcionales

Muchos pacientes tienen problemas de oclusión, debidos, por ejemplo, a restauraciones fallidas por desgaste, a problemas de articulación o musculares o a dolores dentales.

Problemas estéticos

Los tratamientos estéticos en la clínica se usan para corregir desde pequeñas imperfecciones en la sonrisa hasta descoloraciones graves de las piezas dentales o espaciados asimétricos.

Para solucionar los problemas estéticos, se utilizan tratamientos como:

Adhesión dental:

Consiste en aplicar composite de color dental al diente. El composite se lima y se conforma para que el resultado final se parezca, lo máximo posible, al resto de los dientes.

Contorneado de encías:

Este tratamiento sirve para definir la línea de las encías, cuando la sonrisa del paciente presenta demasiada encía, o una línea de encía asimétrica.

Carillas de porcelana:

Las carillas se aplican a la parte frontal del diente para ocultar fracturas o rajas o para cubrir agujeros. También sirven para blanquear la sonrisa.

Blanqueamiento:

Este tratamiento sirve para blanquear la sonrisa y para corregir descoloraciones dentales. Se puede realizar en la consulta y es un tratamiento en general que no presenta mucha complejidad para realizarse en la clínica dental.

Ortodoncia:

Los tratamientos de ortodoncia sirven para mejorar la simetría y la alineación de los dientes y la mandíbula. A veces, la ortodoncia no tiene un fin únicamente estético, sino también funcional, ya que la ortodoncia también mejora la mordida. Tratamientos que se realizan en alguna clínica dental especializada.

 

 

 

X